“No debemos olvidar lo que pasó”. Trabajadores esenciales, seis meses después

Estiraron las horas en el hospital para atender a los enfermos. Cuidaron de los mayores y pedalearon por las ciudades vacías con la cena caliente. Estos son 10 de los rostros que dan voz a quienes no pararon cuando el coronavirus lo frenó todo

           

https://www.facebook.com/elpais/posts/10157682916741570

Lo Principal, PAGARLES lo justo por su trabajo bien hecho y comprometido. Se lo merecen. Desdemedic@s,enfermer@s, para médicos,camilleros, limpiador@s de los desechos peligrosos...Trabajadoras Sociales que tienen que avisar decesos, psicolog@s que en la etapa más horrible de la pandemia n ok sólo atendieron pacientes. Sino también a los médicos y especialistas POR LA SOBRECARGA A QUE ESTUVIERON SUJETOS, para poder atender gran demanda, todos estos trabas jadoresse merecen mejores pagás.
Así como los PROFESOR@S que han tenido también más carga y resolver en el momento problemáticas de enseñanza ciber que no tenían... Claro hay de todo pero al parecer no han podido los que no faltan burócratas o que solo medio cumplen XQ LA EXIGENCIA era a tope... Hasta esos aprendieron a hacer mejor su trabajo.


Os faltan un montón de trabajadores esenciales, entre ellos los graduados sociales, asesores, abogados, que no hemos estado en primera línea eso es evidente, pero hemos hecho jornadas loaborales de 12 horas ininterrumpidas, tramitando ERTES, ayudas a autónomos, sin información (sólo la teórica que aprendimos en la facultad), sin saber, sin ninguna administración que nos dijera como hacer toda esa gestión, sin que nadie nos informara de que algún dato estuviera mal informado y ser nosotros por ciencia infusa quienes hemos terminado averiguandolo, preguntándonos como si nosotros fuéramos el SEPE y para colmo escuchando de la ministra de trabajo que quienes no habían cobrado el ERTE era por culpa de los asesores, pero ¡si hemos trabajado como nunca en nuestra vida! Lo repito, no hemos estado en primera línea ni en la calle (pero en casa no se tienen los mismos medios que en el centro de trabajo) y somos los grandes olvidados.


+