“Una sonrisa española es difícil de ganar”

“Una sonrisa española es difícil de ganar”. Esta ha sido el discurso de la poeta Anne Carson en los Premios Princesa de Asturias

           

https://www.facebook.com/elpais/posts/10157763150281570

Creo que tan solo está comparando entre la sonrisa permanente de los estadounidenses y las nuestras. En EEUU te sonríen para todo, lo que no es indicativo ni de que estén felices, ni de que les caigas bien. Es de agradecer pero no significa nada. A mi entender lo que quiere decir, es que nuestra sonrisa tiene un sentido más real y honesto, que no lo hacemos porque si, sino porque cuando sonreímos, lo hacemos de verdad, de corazón. Yo he vivido en USA treinta y dos años y doy fe de que somos definitivamente distintos. Es sorprendente ir dando un paseo y que te saluden sin conocerte de nada, o que te sonrían cuando te cruzas con alguien, con un buenos días, o tardes.....
Alguien se imagina ir en el metro sonriendo a todo aquel que se cruza contigo? Es impensable, pensarían que estas pirada como poco. A mi como madrileña en un principio me alucinaba e incluso me parecía entrañable, pero ahí se queda, no por eso se convierten automáticamente en tus amigos, son amables si, pero sin profundizar. Nosotros somos vocingleros, siempre nos estamos abrazando, besando, tocando, allí son muy asépticos, te dan la mano cuando te conocen y si os veis más de tres veces, quizás un abrazo a medias, blandito, sin apretar, sin calor, para ellos normal, para mi raro, frío. Los españoles somos o todo o nada, no nos van las medias tintas, cuando hacemos una amistad, puede ser para toda la vida. Mi marido que es estadounidense al llegar a Madrid, pensaba cuando entraba en una tienda( de esas de toda la vida, de gente mayor) que le trataban mal porque estaba acostumbrado a que en su país te saluden al entrar con una sonrisa pero ya va entendiendo que aunque no lo hagan de entrada, si que lo van a hacer en el futuro porque se empieza a crean un vínculo entre cliente y dueño que acabará en un trato más familiar, conversaciones, y por supuesto sonrisas, pero de las de verdad. No cambio España, ni a sus gentes por nada del mundo. Es una pena que mucha mucha gente no sepa apreciar que vivimos en un país único con problemas si, pero maravilloso. Espero no ofender a nadie, es tan solo mi opinión basada en mi experiencia personal, posiblemente hay otras completamente diferentes a la mía.


+