Esto es lo que debería aprender un niño o un adolescente en 2021

"La lección de 2020 ha sido darnos cuenta de lo frágil que es nuestra existencia. De la noche a la mañana, una pandemia mundial nos mostró lo realmente importante: la necesidad de aprovechar cada instante de nuestros días". Por Sonia López Iglesias

           

https://www.facebook.com/elpais/posts/10157962585916570

Sentido crítico y pensamiento positivo no son exactamente lo mismo, ni siquiera son compatibles!
Decir que la pandemia nos ha enseñado que somos más resilientes de lo que creíamos... más bien es la falta de resiliencia del sistema social y económico español que ha quedado perfectamente demostrada.
La resiliencia económica y social exige una economía más diversa y evolucionada, una educación preuniversitaria de alta calidad, una tasa de fracaso escolar reducida, una universidad mucho menos cara, etc., y por supuesto una reducción drástica del nivel de desigualdad que en España es enorme. Entre otras cosas.
La digitalización también tiene sus problemas, por un lado porque no todo el mundo accede a las redes, y las personas que lo hacen no sirmpre lo hacen en las mejores condiciones; por otro lado, porque Internet también genera grandes cantidades de co2, así que conviene matizar mucho el interés de su creciente desarrollo.
En fin estoy de acuerdo con bastantes de las cosas expresadas aquí, pero este texto tiene también unas ambigüedades y contradicciones notables.
Lo que realmente me parece que nos ha demostrado la crisis del covid, es que el modelo social y económico que se ha desarrollado en las últimas décadas, sobre todo en los países del sur pero no sólo, está teniendo unas consecuencias devastadoras que evidencian que necesitamos cuánto antes un cambio radical, un cambio que vaya mucho más allá de lo que plantea este texto.


Que ternurita y filosófico artículo; Esa utopía la debe aprender un niño aunque no esté la pandemia.

El menor de edad debe de ver la realidad del país en donde vive y además aguantarse porque no está en sus manos nada de lo que sucede a su alrededor, en ese instante de su vida depende de la suerte de donde le tocó nacer, por lo que sólo tendrá que observar y el ejemplo arrastra.

Aprende que sólo el afortunado puede quedarse en casa y los demás que no tienen un sueldo fijo tienen que salir a trabajar.

Aprendió que los tianguis, los emprendedores y los pequeños negocios tienen que cerrar o ponerse en remate mientras que los grandes emporios tienen permiso de abrir y seguir vendiendo.

Aprendió que no todos los jefes te dan 2 meses de incapacidad por enfermedad.

Aprendió que si al gobierno lo presionan los más poderosos, cede a los tiempos como mejor les convenga a ellos.

Aprendió que hay gente que usa el cubrebocas en el cuello y que se molesta cuando se lo piden. Aprendió que decirle a una persona que guarde su distancia es como mentársela.

Aprendió el miedo que es que sus padres tengan que salir a trabajar y trasladarse en camiones que se “desbordan” y es una burla la sana distancia.

Aprendió que los niños y adolescentes más pudientes son los que no batallan tanto con el internet, que sus aparatos electrónicos están a la vanguardia y que son los únicos que no tendrán rezago educativo.

Aprendió que los más privilegiados es más probable que la libren si les pega el virus, pues tendrán para pagar las pruebas carísimas, las múltiples medicinas, los tanques de oxígeno que empiezan a revenderse y si no necesita hospital privado, puede ser tratado desde casa con un médico particular...

Como siempre el rico se hace más rico, el pobre más pobre y la clase media es la que se sigue endeudando para poder resistir.

Y a los adultos no nos ha enseñado nada de nada ésta pandemia!, porque si hubiese sido así, los contagios fueran menos y no irían en aumento.


+