2 Comentarios

Lo suyo sería leerse el artículo y no quedarse en el titular (poco acertado porque parece una cosa que no es)

Ella habla de un embarazo y parto consciente, donde la futura madre tiene toda la información para poder elegir bien su proceso, y no se refiere a hacerte un test o una ecografía mensual.

Yo he tenido dos partos con una diferencia de 3,5 años. En el primero fui una mercancía que no podía decidir absolutamente nada. No tenía información y por más que preguntaba qué estaban haciendo, nadie abría la boca.

En el segundo parto fui con un escrito donde se explicaban las cosas que no podían hacer con mi cuerpo sin un consentimiento expreso, por ejemplo, una episiotomía, ponerme sueros, rasurarme, suministrarme calmantes, monitorizarme impidiendo el movimiento o dar leche de fórmula al bebé tras nacer.

Mi sorpresa fue que, en esos 3,5 años las cosas habían cambiado mucho y ya preguntaban si querías ciertas cosas o no. Lo que más me costó fue convencerles de no hacer la episiotomía.

En cuanto a las pruebas, me forzaban a hacer en el segundo embarazo una amniocentesis, pero me negué a ello y, cuando digo "me forzaban" es ese sentido al que se refiere el artículo... a no darte las explicaciones necesarias o a no dejarte decidir libremente sin coacciones.

Tenemos un derecho, no lo convirtamos en obligaciones.


Link: http://www.vin3.org/index.php?c=article&cod=154002&lang=ES#vin3Comment-716903
----------------------

A mí me parece paternalista, o maternalista porque lo dice una mujer, el titular. La mayoría de las mujeres saben mucho.

Es un hecho científicamente demostrado que el seguimiento del embarazo mejora mucho la salud de la madre y del bebé. Hace bajar tremendamente la mortalidad de ambos antes, durante y después del parto y mejora la recuperación de la madre y elimina muchos problemas que pueden suponer minusvalías en el recién
nacido para toda su vida. Para todo eso hay que medicalizar el embarazo, pero el embarazo sigue siendo algo profundamente humano que está presente en la vida de la mujer 24 horas al día.

Hacer un análisis o una ecografía no supone ningún riesgo para nadie. Una amniocentesis sí y se informa a la madre para que decida.

Leo por ahí que la madre tiene derecho a rechazar la monitorización. Cabe recordar que a veces la monitorización detecta el sufrimiento fetal y hay que actuar rápidamente para que no haya consecuencias terribles.

Otro derecho es negarse a la episiotomía, muy bien. Pero hay circunstancias en las que se hacen necesarios los fórceps y la episiotomía es imprescindible. A mí me pasó.

Creo que está muy bien volver a lo natural, pero con muchísimos matices. Lo natural hace 150 años era que muchas mujeres murieran de parto, muchos niños no sobrevivieran mucho tiempo y que muchos más que ahora tuvieran problemas de discapacidad.

La verdad es que en mi experiencia de embarazada y parturienta solo tuve una mala experiencia y fue con una matrona que nunca olvidaré. No es la del libro.


Link: http://www.vin3.org/index.php?c=article&cod=154002&lang=ES#vin3Comment-716902
----------------------